Blog bilingüe (catalán - Castellano) sobre mis aventuras, mis reflexiones y temas de actualidad, especialmente centrados en Oriente Medio y en la desinformación existente acerca de Israel.

Blog bilingüe castellà-català sobre les meves aventures, reflexions i altres temes d´actualitat, especialment centrat en l´Orient Mitjà i en la desinformació existent als nostres mitjans sobre Israel.

divendres, 21 de gener de 2011

15 tipos muy normales

Os dejo con mi último escrito en Facebook para recordar la triste efeméride de la conferencia de Wannsee -- Us deixo amb el meu darrer escrit a Facebook (en castellà) per a recordar la trista efemèride de la conferència de Wannsee.


15 Tipos muy normales.

Autor: Jaume B.

Hoy hace sesenta y nueve años, en la nevada mañana del 20 de Enero de 1942, quince tipos normales, de buena formación académica, padres de familia, amantes de la música clásica o de la buena cerveza y metódicos funcionarios de su gobierno, se reunieron en una villa de una zona residencial en Munich, en Wannsee, para debatir la solución final de la "cuestión judía", es decir el exterminio del pueblo judío y su erradicación en Europa. A pesar del uso del ambiguo término "evacuación" sus objetivos quedan muy claros según se expresa en el protócolo del acta de dicha reunión que afortunadamente se nos ha conservado:


De este modo, en lugar de la emigración el führer aprobó una nueva solución: la evacuación de los judíos al este. Estas medidas deben considerarse un remedio temporal, pero facilitarán sobre el terreno una experiencia práctica de gran utilidad para llevar a cabo la solución de la "cuestión judía" en Europa. Se verán involucrados en dicha solución final aproximiadamente unos once millones de judíos, distribuidos en los distintos países como se indica a continuación...

En el transcurso de la solución final y bajo el liderazgo conveniente, los judíos serán puestos a trabajar en el este. En columnas de trabajo numeradas y separadas por sexos, los judíos se adentrarán en los territorios del este construyendo carreteras. Sin duda, la gran mayoría será eliminada por causas naturales [es decir, serán explotados hasta su aniquilamiento físico]. Lógicamente, los supervivientes serán individuos resistentes y de éstos habrá que ocuparse de manera apropiada, pues en caso contrario y debido a la selección natural llegarían a formar el germen de un nuevo renacimiento judío (ver la experiencia que nos lega la historia). (1)

He aquí un fragmento clave para ver la política genocida de los nazis a pesar de utilizar el término evacuación como un eufemismo de lo que realmente significaba: EXTERMINIO. El hecho de querer eliminar "de manera apropiada" a los supervivientes nos da a entender que lo importante no era el uso de los judíos como mano de obra esclava sino su eliminación física. Ese era el objetivo final. Los ancianos, niños o enfermos serían las primeras víctimas, posteriormente muchos morirían por las duras condiciones de trabajo en los campos y los supervivientes debían ser exterminados. El concepto de "evacuación" era sólo un eufemismo para referirse a los campos de la muerte, cuyos nombres son sinónimo del más puro horror y sinrazón: Auschwitz, Chelmno, Ravensbruck, Treblinka... Y lo más impactante es que este genocidio no fue obra de personas enloquecidas, sádicas o bárbaras; fue cometido por uno de los pueblos más cultos, industrializados y avanzados de Europa, el pueblo alemán, cuyos dirigentes contaron con el apoyo o la complicidad pasiva de la mayor parte de sus ciudadanos y de los ciudadanos de los países europeos que iban cayendo bajo su dominio.


Eso es quizás lo más terrible. Por un lado que 15 personas cultas, amantes de la literatura, la música o la filosofía, buenos padres de familia y eficientes funcionarios se reuniesen una mañana para decidir exterminar a todo un pueblo en todo el continente europeo, a unas personas cuyo único delito era pertenecer al pueblo que ellos habían elegido como chivo expiatorio de sus propias miserias. Pero por otro lado, también es terrible esa indiferencia o esa complicidad a veces pasiva o en ocasiones entusiasta que hizo posible la tragedía. Y conviene no olvidarlo porque siempre podemos extraer una lección de la historia: el ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor.

(1) -ROSEMAN, M.; La villa, el lago, la reunión. La conferencia de Wannsee y "la solución final", Barcelona, 2002, pp. 173-175.

Arxiu del blog