Blog bilingüe (catalán - Castellano) sobre mis aventuras, mis reflexiones y temas de actualidad, especialmente centrados en Oriente Medio y en la desinformación existente acerca de Israel.

Blog bilingüe castellà-català sobre les meves aventures, reflexions i altres temes d´actualitat, especialment centrat en l´Orient Mitjà i en la desinformació existent als nostres mitjans sobre Israel.

dimarts, 27 de maig de 2008

¿Es el gobierno rehén de la jerarquía católica? -- És el govern hostatge de la jerarquía catòlica?

El director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones de la Universidad Carlos III, Juan José Tamayo, cree que la respuesta es afirmativa y lo expone muy claramente en este interesante artículo que publica hoy el País. Si tenéis tiempo, leedlo. Vale la pena.
En mi opinión, España sigue siendo un país confesional católico aunque ya no de una manera tan clara como en la época de la dictadura franquista, que hacía del nacional - catolicismo su santo y seña. Ahora, supuestamente, vivimos en un estado aconfesional. Pero eso sólo es la teoría. En la práctica es un país confesional católico, a veces justificado con la excusa de que la religión cristiana católica es la mayoritaria.
La iglesia católica tiene una serie de privilegios fiscales, de subvenciones, en materia educativa que están a años luz de los que tienen los otros credos de notable arraigo como el Islam, el Judaísmo, el Cristianismo evangélico o el ortodoxo.
Voy a poner sólo un ejemplo para ilustrar mi teoría. Supuestamente la Universidad de Granada es laica. Pero si esto es así... ¿Cómo puede ser posible que cada año por la Cuaresma cristiana en los comedores universitarios de la Universidad esté única y exclusivamente disponible un "menú de Cuaresma" sin carne? Esta medida es injusta porque discrimina a los no católicos y a los católicos laicos o ateos, como por ejemplo mi amigo Román. Creo que la solución en este caso sería la existencia de dos menús o de al menos un plato con carne. Así todo el mundo satisfecho: los cristianos católicos practicantes podrían tener su menú sin carne y los católicos no practicantes o los no-cristianos podríamos comer carne sin la necesidad de tener que guardar forzosamente esta costumbre católica.
Así es amigos. Si empezais a analizar las cosas os encontraréis con un panorama desolador. España es un país confesional católico, esa es la verdad, aunque ZP suelte sus discursitos populistas hablando de laicismo. Lo que ocurre es que, como la dictadura franquista se había identificado tanto con la confesionalidad del estado, era necesario disfrazarla durante la transición y se dijo que era un estado aconfesional. Pero eso es sólo la teoría. En la práctica, la realidad es muy diferente...
En català: la resposta a aquesta pregunta és positiva segons el director de la Catedra de Teología i Ciencia de les Religions de la Universitat Carlos III, Juan José Tamayo. Us recomano que llegiu un interessant article d´aquest teòleg que ha publicat avui el diari "El País". Realment esclaridor.
Personalment ho tinc clarissim. L´estat espanyol continua sent un estat confessional però d´una manera diferent a com ho era durant la dictadura franquista, que va fer del nacional - catolicisme el seu sant i senya.
Suposadament i sobre el paper, vivim en un estat aconfessional però aquesta definició teòrica xoca davant la realitat dels fets. L´esglèsia catòlica rep uns privilegis fiscals, de subvencions, en materia educativa... que ni de conya reben les altres confessions amb un notari arrelament com l´Islam, el Judaísme o el Cristianisme evangèlic.
Posaré un exemple. Teòricament, la Universitat de Granada és una entitat laica. Pero si això fós realment així... Com s´explica què cada Quaresma als menjadors universitaris només hi hagi disponible un menú de Quaresma sense carn? Aquesta mesura és injusta perque discrimina als no-catòlics e inclús als catòlics laics o ateus (com per exemple el meu amic Román). La millor mesura sería un menú o al menys un plat opcional amb carn perquè així els catòlics observants podrien seguir la Quaresma i els no catòlics o els catòlics laïcs podriem menjar carn, sense haver de observar una costum catòlica per collons.
Amics lectors, la realitat pura i dura és que, per molts discursets que llargui ZP, continuem vivint en un país confessional catòlic. La dictadura franquista és va identificar moltíssim amb la confessionalitat catòlica del estat i durant la transició aquest fet no es va tocar però es va disfressar. Aquesta és la pura realitat.

Arxiu del blog