Blog bilingüe (catalán - Castellano) sobre mis aventuras, mis reflexiones y temas de actualidad, especialmente centrados en Oriente Medio y en la desinformación existente acerca de Israel.

Blog bilingüe castellà-català sobre les meves aventures, reflexions i altres temes d´actualitat, especialment centrat en l´Orient Mitjà i en la desinformació existent als nostres mitjans sobre Israel.

dimarts, 26 d’abril de 2011

"¿Tiene usted apellidos judíos?"

En pleno verano del 2006, en el contexto de la última guerra del Libano entre Hizbulah e Israel, buscando información del conflicto en español, me encontré con una web que llevaba por titulo "¿Tiene usted apellidos judíos?" similar a ésta y por simple curiosidad eché un vistazo al listado. Mi sorpresa fue mayúscula y no pude evitar echar una sonrisilla al ver que en el listado aparecian apellidos españoles muy comunes como García, Fernández o González. La impresión que tuve entonces y que sigo teniendo ahora es que los apellidos son un convencionalismo de la baja edad media y es hasta cierto punto lógico que los judíos sefardies que vivían en España, además de utilizar el patronímico ben seguido del nombre del padre (Ben Yaacov, Ben Yehuda...) compartiesen con sus convecinos no judíos algunos apellidos de los que aparecen en este tipo de listados. Por lo tanto, que un individuo se apellide Pardo, Calderón o Fuentes (tres apellidos del listado) no implica necesariamente que tenga orígenes judíos, puede tenerlos o puede que no.

Por otra parte, si tenemos en cuenta que este tipo de listado se basa en los apellidos citados como "judaizantes" en los registros de la inquisición, independientemente de su posible origen sefardí, me da la impresión de que son más bien el reflejo de la obsesión judeofòbica que se vivió en este país durante la baja edad media, la época de la contrarreforma, el resto de la edad moderna y buena parte de la edad contemporánea, donde en un país sin judíos el odio antisemita se centró en la figura del converso, del "Anussim" y de sus descendientes, hasta extremos que llegan al delirio.

En català: durant l`estiu del 2006. en el contexte de la darrera guerra al Liban entre Hizbulah e Israel, buscant informació sobre el conflicte en castellà, un día vaig entrar per curiositat a una web semblant a aquesta, que portava per títol "¿Tiene usted apellidos judíos?". La meva sorpresa va ser majúscula al veure en els llistats una sèrie de cognoms molt comuns a Espanya, com per exemple García, Fernández o González. La meva impressió llavors i ara continua sent la mateixa: els cognoms tal i com els coneixem avui dia són un convencionalisme baix medieval i devia ser llògic que molts jueus sefardites, a més d`emprar el patronímic ben seguit del nom del pare (Ben Yaacov, Ben Yehuda...) compartissin amb els seus veïns no jueus alguns dels cognoms que surten en aquest tipus de llistats. Per tant, el fet que un individu tingui cognoms com Pardo, Calderón o Fuentes no indica que necessariament tingui orígens jueus, els pot tenir o no.


Per altra banda, si tenim present que aquest tipus de llistats es basen amb els cognoms citats com a judaïtzants en els registres inquisitorials, independentment del seu posible orígen sefardita, penso que són el reflex de l`obsessió judeofòbica que es va apoderar de la societat espanyola durant la baixa edat mitjana, l`epoca de la contrarreforma i que ha durat fins fa quatre dies, ben entrada l`època contemporànea. on en un país sense jueus des de la expulsió de 1492, l`odi judeofòbic es va centrar en la figura del convers. l`Anussim, i els seus descendents fins a extrems delirants.

12 comentaris:

Goelet ha dit...

En ese tema yo suelo dividir lo q la gente tiende a unificar.
Existen apellidos judíos y apellidos usados por judíos/conversos. Es la diferencia entre Levi y Perez.

Esa pequeña diferencia no es siempre perceptible por la costumbre utilizada por los conversos de "cristianizar" sus apellidos, Haim se convertía en Vidal, Shajor en Rojas, Ezra en Izquierdo...

Ariel Kanievsky ha dit...

De acuerdo con Goelet (sólo por esta vez).

En mi opinión sí que existen algunos apellidos judíos... Son muy pocos, pero se pueden reconocer porque son los únicos apellidos hebreo originales. Ahora mismo sólo me viene a la mente Levi y Cohen, pero seguro que hay un par más.

Los demás son solamanete apellidos que estadísticamente suelen ser frecuentados por judíos. Como por ejemplo Goldstein, Rabinovich, Kanievsky... Ser portador de esos apellidos no significa necesariamente ser judío, pues un apellido no te convierte en judío.

De este mismo modo hay judíos que no siempre portan apellidos comunes en el judaísmo. Ejemplos: Herrera, Pérez, Blanco, Bertrán...

Conozco personalmente un personaje llamado Sebastían Silva Muñoz, y es judío tanto por línea materna como paterna.

Jaume ha dit...

De acuerdo completamente con vuestros comentarios. No lo escribí en el texto porque me pareció obvio pero si es cierto que existen unos pocos apellidos hebreos como Cohen o Leví. También se podrían considerar quizás dentro de esta escala de apellidos hebreos los apellidos surgidos en Israel, como Raz, Barak,..., por la costumbre de hebraizar los apellidos que tuvieron los olim de las primeras aliyot y durante las primeras décadas de existencia del estado de Israel.

Obviamente, estoy totalmente de acuerdo en que un apellido no convierte en judío a un individuo. Nick Cohen, periodista y colaborador en varios periódicos ingleses, no es judío pues su mamá no es judía.

Acerca del resto de apellidos pues ya dije que el apellido tal y como lo conocemos en la actualidad se trata de un convencionalismo bajo medieval y moderno y es obvio que tanto judíos como no-judíos compartan una serie de apellidos como Pardo, Calderón, Pérez...
Como bien ha dicho Ariel, algunos apellidos (Kanievsky, Ravinovich...) son más frecuentes desde un punto de vista estadístico entre judíos y otros son más frecuentes entre los no-judíos.

La idea que yo quería remarcar en el texto y he visto que quizás no lo he conseguido es que el hecho de catalogar una serie de apellidos españoles muy usuales como González, Fernández,... como "judíos" es más bien el reflejo de la obsesión judeofóbica que se vivió en la sociedad hispana desde la baja edad Media hasta hace cuatro días. De hecho, cuando era pequeño escuché que los apellidos de oficios, lugares y de nombres de persona, eran "judíos" y eso es falso porque entre los no-judíos también era común adoptar como apellidos su ciudad, su oficio en los gremios o un nombre de persona, quizás del "patriarca" familiar.

Por otra parte, muchos de esos supuestos "apellidos judíos" están sacados de registros de la inquisición, donde individuos que los portaban fueron condenados como judaizantes. Obviamente, eso no refleja que todo aquel que lleve ese apellido tenga origenes judíos sino más bien la obsesión inquisitorial por encontrar judíos hasta debajo de las piedras en unos territorios judenrrein desde el decreto de expulsión de 1492. Saludos!

Jaume ha dit...

PD - Perdón por haberme explayado tanto. Una curiosidad... el apellido Bertrán desde el punto de vista lingüístico tiene un origen germánico pues es el resultado de la latinización "Bertrandus" de un nombre de persona del germánico antiguo... :)

Goelet ha dit...

para saber si hay antepasados judíos en la familia, no basta con mirar el apellido. A menos q se trata de los chuetas q ya directamente lo deja bastante claro.
Hay apellidos reconocidos de familias judias como los Benveniste, los Ben Ezra, los Wakkar...

Antes de cualquier cosa hay q aclarar q la invención de los apellidos tiene q ver con dos cosas, la creación de los censos y el pago de impuestos.

Tranquilo, la segunda vez no duele tanto :D

Goelet ha dit...

Hay q tener otra cosa en cuenta cuando se trata de "palabras" y es q se deforman, Ezra se convierte en muchos lugares en Izquierdo, Shajor en Rojas... Bertran no tiene pq ser Bertrand :D Es mucho más fiable investigar los origenes de la familia.

Recuerdo q había un pequeño pueblo por Asturias, aldea judía, llamada Sinagoga q se acabó llamando Sanbuena :D

Jaume ha dit...

Goelet, estoy de acuerdo con lo que comentas. Si alguien quiere saber o no si tiene ancestros judíos no puede basarse sólo en el apellido, sino que debe observar si han sobrevivido costumbres relacionadas con las prácticas judías, como por ejemplo encender velitas el Viernes al anochecer, etc. De todas maneras no escribí el texto por eso porque pienso que no tiene ninguna importancia que un individuo tenga antepasados judíos por dos motivos:

1) aunque un tio tenga ancestros judíos de hace varios siglos, él y su familia actual en la mayoría de los casos (los chuetas son quizás la excepción) ni tienen constancia de ello y además sus vinculos con la cultura judía están tan muertos como otros vinculos que pueda tener con los fenicios o los visigodos.

2) Si un individuo quiere convertirse al Judaísmo e integrarse en el pueblo judío no necesita tirar de ancestros, sólo estudiar y superar el examen de un Bet Din o Tribunal Rabínico.

Jaume ha dit...

Escribí el texto porque para mi el hecho de que se diga que unos apellidos muy comunes en España y en otros países de lengua castellana son "judíos" sólo puede ser reflejo de la judeofobia arraigada en la península Ibérica al calor de los autos de fe, del miedo a las delaciones y de la demonización de todo lo judío, incluso los conversos o sus descendientes. Y ese odio y ese miedo no duraron sólo unas pocas décadas o varias generaciones tras la expulsión, sino varios siglos. Su larga duración cronológica ha dejado un poso judeofóbico en la sociedad española muy claro que se puede observar incluso en el lenguaje y en las costumbres: palabras como judiada, sanedrín, o judío con el significado de Ávaro son una muestra; asimismo, costumbres como "matar judíos" en Jueves Santo tomando limonada en Castilla y León o tocando carracas en Catalunya (similar a la costumbre de tocar carracas cuando se oye el nombre de Aman durante la lectura de la Meguilá en Purim)son un ejemplo de ese poso antisemita.

Más ejemplos. Hasta bien entrado el siglo XX bastaba con acusar de ser judío a una persona para denigrarla ante la sociedad española. Por ejemplo Valle Inclán acusaba al político Maura de ser conservador y chueta o los falangistas decían que Lluís Companys era descendiente de conversos y sólo había que ver su "jeta de judío" para darse cuenta de eso.

Pienso que el catalogar como judío un apellido como Gómez, González, García o Fernández, bebe de esa misma tradición judeofóbica tan arraigada en España. Para denunciar eso escribí el texto. Saludos!

Goelet ha dit...

Hay muchos Ben Anusim q saben q lo son, la advertencia se ha pasado de generación en generación. Sobre todo al tratarse de familias criptojudías.

Jaume ha dit...

Goelet, imagino que debe ser así. Yo he conocido dos chuetas y me dijeron que sus padres se lo contaron cuando eran adolescentes. Posteriormente, ambos se convirtieron -o mejor dicho regresaron- al Judaísmo. Saludos!

Myriam ha dit...

Hombre, la pretensión de este tipo de páginas es tan inverosímil que si les hiciéramos caso literalmente, los judíos dejarían de ser una minoría (a parte de que según esas listas, muchos de mi alrededor, servidora incluida, somos judíos. Y como bien dices, a no ser que una prueba de ADN me demuestre lo contrario, tenemos de judíos lo que de sangre fenicia).

chaim pardo ha dit...

bueno soy judio de apellido pardo que es tan comun en israel y muchos comentaristas rabinicos tambien eran pardo y nacidos en jerusalem , es un apellido muy antiguo y es tan judio como el apellido ovadia,carvajal,cohen,levy

y que hay de los apellidos terminados en EZ pues ya saben que NO son judios estos son 100% españoles, y los judios se mezclaron con los españoles gentiles y adoptaron estos apellidos para despistar a los inquisidores.

Arxiu del blog