Blog bilingüe (catalán - Castellano) sobre mis aventuras, mis reflexiones y temas de actualidad, especialmente centrados en Oriente Medio y en la desinformación existente acerca de Israel.

Blog bilingüe castellà-català sobre les meves aventures, reflexions i altres temes d´actualitat, especialment centrat en l´Orient Mitjà i en la desinformació existent als nostres mitjans sobre Israel.

dijous, 13 de gener de 2011

"La judeofóbia española y su vinculo con el antisionismo"

Os dejo con mi último escrito en Facebook -- Us deixo amb el meu darrer escrit a Facebook (en castellà):

LA JUDEOFÓBIA ESPAÑOLA Y SU VINCULO CON EL ANTISIONISMO.

Autor: Jaume B.

El gobierno que preside José Luís Rodríguez Zapatero ha financiado y financia durante años a ongs con un marcado perfil anti-israelí, como ACSUR-Las Segovias, que a su vez financia las campañas de boicot a los productos israelíes de la ANP. Además, la defensora del espectador, Elena Sánchez Caballero, ha decidido liquidar el capítulo dedicado a Jerusalén en el programa "Españoles por el mundo por presiones de grupos pro palestinos, que tomaron como base un artículo titulado "Españoles en Jerusalén... Sionista", publicado el pasado 28 de Diciembre en el panfleto anti-israelí, Público. Lo podéis leer en El País.

Sobre el papel, estas posturas pueden calificarse como israelofóbicas, ciertamente. Pero yo voy a ir más lejos y voy a establecer un nexo entre existente entre las ideas israelofóbicas y la judeofobia en este país, un fenómeno que tiene un carácter socio-cultural muy enraizado por todo el pasado inquisitorial y por las importantes vinculaciones existentes entre el sentimiento de hispanidad y de catolicidad, una idea que nace al calor de la llamada "Reconquista" (S. VIII-XV e.c.).
Ese poso de judeofóbia socio-cultural está latente en la sociedad española a pesar de que durante siglos hemos tenido un país "Junderrein" y de que la actual comunidad judía es una minoría prácticamente testimonial, que no llega a los cien mil miembros en un país de más de cuarenta millones de habitantes. Pero esa judeofóbia ya no puede expresarse de manera tradicional, es decir, con la demonización de aquel que supuestamente viene de conversos (anussim) o catalogando de "judío" a todo aquel que piensa diferente, independientemente de si es o no judío según la Halajá, para estigmatizarlo y convertirlo en el "otro". Sin embargo, como ese poso judeofóbico sigue ahí, dormido, pero latente, observo como en muchos casos se manifiesta rabiosamente disfrazado de antisionismo y de supuesta defensa de los palestinos o de su causa. Obviamente, ayuda el gran desconocimiento del conflicto que tienen muchos españoles y la postura acríticamente pro palestina de las informaciones en la mayor parte de la prensa española. voy a explicarlo más detalladamente a continuación.

Con el fracaso de las negociaciones de Camp David y el inicio de la llamada II Intifada palestina , las ideas antisionistas (antes sólo compartidas por la extrema izquierda y la extrema derecha) se han convertido en respetables y han ganado prestigio incluso en el ámbito académico e intelectual. Citaré un ejemplo reciente: el pasado mes de Mayo la UGR financió unas jornadas en las que se acusaba a Israel de ser un estado imperialista y de practicar el apartheid y políticas racistas con los palestinos. Yo mismo lo denuncié entonces en mi blog.

Esta aceptación de las tesis acriticamente pro palestinas y antisionistas, especialmente a nivel intelectual, llevó hace un par de años al historiador Joan B. Culla a preguntarse si en este país se ha convertido la Israelofóbia en un dogma, en una doctrina obligatoria. so pena de ser tachado de fascista. Lo podéis leer en su magistral artículo publicado en El País. Pero además de ser un dogma, estas ideas israelofóbicas tienen un importante poso antisemita. A nivel intelectual porque no se critica a Israel por lo que hace, sino por lo que es. Si Israel ocupa territorios es criticado, si desaloja Gaza también. Si el gobierno israelí negocia, mal; sino lo hace también porque demuestra su "poca predisposición hacía la paz".

A nivel popular, la expresión de esas ideas antisionistas también tiene importantes ticks judeofóbicos. Sólo hay que ver las pintadas antisemitas que aparecen por las fachadas de nuestras ciudades cuando Israel realiza una operación antiterrorista para proteger a su población civil de hombres bomba suicidas o del lanzamiento de Qassamim contra su población civil. O los intentos de demonización sistemática ante la opinión pública de todos aquellos intelectuales pro-israelíes por parte de muchos "pacifistas" pro palestinos. Uno de los casos más recordados tuvo lugar el pasado año en el programa de Telecinco "La Noria" cuando en un debate sobre la presencia del Hiyab islámico en la escuela pública (nada que ver con Israel), la tertuliana María Antonia Iglesias acusó a la periodista Pilar Rahola de ser "una judía practicante sionista, que apoyas el expansionismo militar". Lo podéis ver en el siguiente vídeo.

En efecto, al igual que en el pasado se acusaba a cualquier individuo de judío para demonizarlo o desprestigiarlo públicamente, ahora sólo es necesario cambiar los epitetos, judío por sionista, para conseguir el mismo objetivo. Por tanto, el mecanismo es el mismo y el vínculo con la judeofóbia está más que claro. Así, cualquier individuo que desafie los dogmas políticamente correctos del antisionismo y de una visión acríticamente pro palestina, puede verse convertido en "sionista" (a pesar de que nunca podrá hacer "aliyah" a Israel) o incluso en "judío", aunque la Halajá no lo reconozca como tal.

Existe pues un nexo entre la judeofobia y las ideas antisionistas aunque muchos antisionistas lo nieguen o no lo reconozcan (les suena la coletilla "no es lo mismo judíos que sionistas y bla, bla, bla...). Yo he visto pintadas como "Israel asesina" en el Campus universitario de Cartuja en Granada, pero nunca he visto una pintada que ponga "Arabia Saudí, asesina", "Rwanda, asesina" o "Sudán, asesina", cuando esos países han cometido muchas más violaciones de los derechos humanos que Israel y han intentado eliminar o impedir la existencia de minorías étnico-religiosas en su estado, algo que nunca ha hecho el estado judío. En conclusión, antes se demonizaba al judío por su religión o su "raza" y ahora se demoniza a Israel por ser judío. En el fondo, la idea es la misma, la demonización de lo judío.

Actualización: en el siguiente video podéis ver el programa censurado. Vi fragmentos el día que lo emitieron (no lo ví entero porque sentía morriña de mi estancia estival en Tel Aviv y sentía envidía sana de los entrevistados) y ayer lo volví a ver. Por más veces que lo veo, no encuentro en enfoque sionista por ningún lado. Juzgad vosotros mismos.

7 comentaris:

David ha dit...

Estoy INDIGNADO, estoy que realmente me desborda la rabia, y es mas, estoy también muy avergonzado. Incluso en el propio El País hay mucha gente, mucha mas de lo que se creería hace mas de un año, que se muestra indignada también por esta actitud (parece que está habiendo un trasvase de judeófobos de El País a Público), por el hecho de que hayan retirado el video del programa de Jerusalén. Programa que vi y me gustó bastante, y que mas tarde recuperé del rincón de internet de RTVE para reenviarlo a mucha gente que sabía que le iba a interesar, como así fue, incluyendo a a 5 amigos que viven ahora en Israel, algunos de ellos les encantó ese programa, y mas tarde también también lo difundieron.
Lo que es yo, estoy avergonzado por esta actitud. Como bien dice uno

David ha dit...

que deja un comentario en la noticia de El País, hay programas de Españoles en el Mundo que se han rodado en auténticas dictaduras, como China o Cuba, y todos estos que se han indignado no dicen ni pío.
Esta noche, no tengo tiempo, pero mañana escribo a la Defensora del Espectador para dar rienda suelta a mi indignación.

Jaume ha dit...

David, yo también estoy indignado y comparto la opinión del lector del País que comentas. Se han rodado muchos programas de Españoles por el mundo por países escasamente democráticos o abiertamente dictatoriales, pero ninguno de esos programas ha indignado a nadie, sólo el programa rodado en Jerusalén, en Israel, les ha parecido digno de indignación. Desde mi punto de vista, está claro, detrás de toda la parafernalia internacionalista, antisionista y pro derechos humanos, se esconden posturas abiertamente judeofóbicas. Una mal disimulada judeofobia es la gasolina que alimenta el motor de muchos colectivos pro pralestinos y simpatizantes de las ideas antisionistas.

sisco ha dit...

http://www.youtube.com/watch?v=QmGFMuwvLeM

sisco ha dit...

http://www.youtube.com/watch?v=QmGFMuwvLeM

David ha dit...

Para ti y para todo el mundo que quiera, os dejo el enlace que lleva al formulario de queja para la Defensora del Espectador de RTVE. Aunque no sirva de nada, a ver si podemos inundarles de protestas, y que se lo piensen mejor la próxima vez.
http://www.rtve.es/participacion/defensora/

Jaume ha dit...

Estimados amigos, muchas gracias por vuestros comentarios y links! :)

Arxiu del blog